Instante de gloria

Te cuento una sensación:

Últimos días de diciembre de 2003.

Un lugar hermoso.

Son las siete de la mañana.

Un coche nos deja lo más cerca posible del comienzo del sendero.

Hace fresco y el auto se marcha dejándonos solos.

Nos calzamos las mochilas que pesan extra.

Nuestra ropa huele a limpia por última vez.

Nos ajustamos las correas, los sombreros, los bastones.

Dejamos atrás muchos meses de espera.

Por delante tenemos veinte días de aventura.

Damos los primeros pasos.

Es el comienzo de nuestro viaje. Un instante de gloria.

Navegant