Epuyen

La Gruta, Enero de 1999.

Epuyen es un lago hermosísimo que se encuentra a unos 40 Km al sur del Bolsón en la provincia de Chubut. En sus orillas viven pocas personas en casas muy alejadas unas de otras. La mayor cantidad de gente vive en el pequeño pueblo de Epuyen a unos 5 Km del lago.

Para llegar al lago existe un camino en muy mal estado desde el pueblo o por el otro lado del lago a través de la ruta se llega a Puerto Patriada que en realidad es un amarradero rodeado de Campings.

Es en este remoto lago donde unos extraños ermitaños que se llaman "Los Hermanitos del Cristo total" decidieron construir un lugar para ellos. Tímidamente construyeron sus carpas en un lugar alto dentro de un bosque con una vista espectacular del lago. Para llegar allí era necesario caminar horas por una senda o a través del lago con una canoa a motor desde puerto Patriada. Al principio pasaron desapercibidos, pero su presencia empezó a hacerse notar, porque de un precario campamento pasaron a construir graneros, aserradero, una iglesia, una torre de piedra, unas cuantas cabañas de excelente terminación, un sistema de agua, una huerta, etc., etc., entrando en conflicto con la municipalidad de Epuyen que reclamaba las tierras como suyas.

Estos extraños ermitaños vivían en comunidad, es decir, se reunían para las tareas generales y para la oración, luego cada uno se retiraba a su rincón personal, su ermita, construida como una carpa permanente de plástico clavado a una estructura de madera. Eran casi todos hombres, pero también había mujeres.

Hace varios años llegue hasta ahí con unos chicos amigos y nos recibieron con té y una especie de budín que hacían allí. Uno solo de ellos nos recibió y nos hablo. Fue muy cortés. Nos pregunto sobre nosotros y que buscábamos ahí. Vimos llegar al bote con una mujer y provisiones. Nos fuimos al rato para empezar el camino de regreso temprano.

Con los años leyendo el diario Clarín me entero de una tragedia en el lago Epuyen, unos gendarmes que llevaban materiales de construcción a los Hermanitos, murieron congelados en el lago cuando el bote en el que iban dio una vuelta campana. A pesar de ser un día hermoso, el agua fría los habría matado en segundos.

Esa fue la gota que colmo el vaso y los Hermanitos fueron echados de allí por seguir construyendo burlándose de una orden judicial que se los prohibía.

El lugar quedo desierto a medio construir.

Muchos años después con mi mejor amigo Sergio nos propusimos visitar el lugar a explorar a fondo que había quedado de todo eso. Fuimos con mucha expectativa y después de caminar unas horas llegamos. Un frío nos recorría la espalda al acercarnos y descubrir estampitas y medallas clavadas en cada árbol. Recorrimos atentamente en lugar y nos separamos a explorar. Debo confesar que tuve miedo a pesar de no haber motivo aparente.

Comimos a orillas del lago y nos quedamos a dormir una siesta ahí tirados. Las voces de una pareja nos despertó a ambos, pero luego de mirar y mucho esperar no vimos a nadie.

Nos fuimos después de sacar algunas fotos de recuerdo.

En esta foto aparezco con mi sombrero y mis bastoncitos de Trekking en un rincón de la iglesia que dejaron a medio construir con una vista increíble del lago.

Epuyen es hermoso y tiene mas de un misterio.

Les recomiendo conocerlo.

Navegant

Iglesia abandonada a medio construir

 

Torre con vista al lago