El encuentro

A unos kilómetros al sur de Bariloche, en Pampa Linda, sale un sendero con una subida muy dura de cuatro a cinco horas de marcha hasta la Laguna Ilón, por la izquierda sale un nuevo sendero por el bosque que conduce después de dos horas más de marcha a un mirador llamado "La mirada del Doctor".

¿Cómo describirlo? Imposible.

Una piedra rodeada de acantilados de 500 metros que dan vértigo, un paisaje que parece dibujado.

En estos acantilados hay decenas de nidos de cóndores en lugares absolutamente inaccesibles, pero desde ese mirador uno queda enfrente de los mismos y se puede verlos remontar vuelo y tomar las corrientes ascendentes de aire caliente, pasando muy cerca del mirador.

Contamos 14 condores en el aire.

Mientras estaba intentando tomar una buena foto, uno de los cóndores adultos más grandes me pasa volando a un costado a no más de 10 metros. Saqué la foto y miré por arriba de mi cámara para descubrir a este Señor Cóndor, cara a cara, mirándome.

Solo atiné a decir ¡Dios Santo!

Gracias a los amos de las montañas: a los cóndores, por permitirnos compartir esa tarde en la montaña.

Navegant