Deseo

La Gruta, 3 de Octubre del 2000.

Muy cansado me recuesto y apago la luz. Comienzo el ritual de conciliar el sueño. Me despido de mi vida consciente con un deseo, una frase, como si fueran palabras mágicas: - "Amor a todo el universo" -repito en mi interior, mientras me imagino irradiando amor a todo lo que existe.

A veces tengo uno de esos sueños donde nos enfrentamos con miedos y demonios. Para mi sorpresa, dentro del sueño me encuentro a mí mismo, muy consciente, enfrentando esos demonios con la misma frase poderosa: "Amor a todo el universo".

Otras veces tengo sueños donde disfruto de un amor absolutamente imposible de describir. Una vez despierto, es tan fuerte la sensación, que me dura horas, quizás uno o dos días.

Es mi religión, mi rezo, mi plegaria, mi deseo. Tal vez me conozcas, tal vez no, pero quiero que sepas que con los ojos cerrados, minutos antes de dormir, yo te deseo amor.

Amor a todo el universo

Navegant