Amar es dar

La Gruta, 10 de diciembre de 2004

Seguramente lo habré escuchado alguna vez por ahí, o lo leí en algún lado: "Amar es dar". La cuestión es que la frase me convenció.

La vida te lleva al momento en que amar es la prioridad de tu agenda y si la suerte te acompaña conoces a alguien a quien amar.

Y uno que se hartó de tener miedo y que se canso de especular y pensar que conviene o que no conviene, se larga a Amar.

Como Amar es dar, comenzas a dar y si Amar es dar, Amar mucho es dar todavía más.

Dar es dar de uno y cuando das todo, te das entero.

Amar es la gloria cuando uno se anima, pero una pareja es el encuentro de dos personas. Ese encuentro puede ser a la vuelta de la esquina o en el infinito.

Por más Amor que entregues en una relación no se puede Amar por la otra persona, entonces uno Ama hasta donde el alma te deja y espera encontrarse ahí con el otro.

Pero ese encuentro puede no darse y la espera esperanzada deja de tener sentido cuando el otro desiste de la búsqueda del encuentro.

Es entonces cuando uno debe resignarse, aún en contra de su propio deseo, a juntar, solo, los pedacitos de su ser y juntar cada fragmento con su propio Amor.

Luego de sufrir semejante dolor uno suele crecer y comienza a meditar y entender algunas cosas.

Por ejemplo, que "Amar es dar".

Navegant

Brazo tristeza del Nahuel Huapi